Publicidad:
La Coctelera

dibujo1

Blog dedicado a la docencia de dibujo de primer curso de Bellas Artes de la ULL.

24 Julio 2007

El dibujo en Extremo Oriente: China y Japón


A China le debemos el descubrimiento del papel con todas sus consecuencias. Este importante hallazgo se remonta al año 105 en la época Han. A la sazón se estableció entonces una estrecha relación entre el grafismo caligráfico y el dibujo, de tal manera que se decía que “una pintura es una poesía sin palabras” y se escribían poesías y frases con paisajes pintados como fondo(1).

Pintura, dibujo y escritura no ofrecen distinción en el arte chino. Los artistas empleaban para escribir los mismos
materiales que para pintar
: como soporte, seda o papel en rollos verticales (kakemonos) o para extender en el suelo (makimonos), como medio, la tinta y como instrumento, el pincel. Ellos consideraban que en la tinta estaban todos los colores, aunque también solían utilizar la acuarela para colorear.

Hay dos tendencias en los dibujos: la primera es la perspectiva lineal que dibuja los contornos y las formas interiores sobre fondo blanco, donde las imágenes son rellenadas con colores planos, sin sombras ni volúmenes y la segunda donde se resuelve el dibujo con tonos, no con líneas y se finge profundidad merced a la degradación de tintas.


En general los chinos prefieren las superficies planas al volumen que produciría el claroscuro; tampoco gustan de la sombra proyectada de los cuerpos como creadora de espacio.

Del florecimiento que alcanzó el dibujo-pintura en China, así como del interés que despertaba, puede darnos una idea el que un emperador, a fines del sigloXI, fundase una especie de Academia imperial e hiciese redactar un catálogo de su pinacoteca en el que figuraban más de seis mil pinturas y más de doscientos nombres de artistas. Aparecen registrados en el mismo numerosos temas: asuntos religiosos, hombres, edificios, gentes extranjeras, dragones y peces, pájaros, insectos, animales diversos y flores, cañaverales de bambú, hierbas y paisajes.

Desde la época más antigua, el artista chino representó la figura humana en todas las actitudes y posiciones así como el paisaje por el que mostraba una especial predilección. Ya bajo la dinastía Tang, éste fue adquiriendo cada vez más importancia; la perspectiva no era sentida con sus puntos de fuga sino como la lejanía producida por la neblina que, además, sugería el “chi” o aliento vital que anima la naturaleza. Se superponían puntos de vista diferente. Inspirado en el paisaje montañoso de China, en sus neblinas y cascadas, el pintor acabó creando un espacio convencional y escribiendo tratados como el Manual de la pintura del jardín de la semilla mostaza de 1679 donde se ofrecen esquemas de paisajes y de formas típicas de árboles, rocas, montes, cataratas, etc.

Además de la gran importancia que el simbolismo de los animales fantásticos representaba para el chino, éste se interesaba también por símbolos de otros temas que suelen aparecer en sus pinturas y en sus artes decorativas como: el bambú que le hacía pensar en el que cultivaba su inteligencia -se dobla pero no se quiebra- el pino nudoso en el espíritu inconquistable de la vejez; las nubes del paisaje le hacían sentir el espíritu cósmico que anima las cosas; el melocotón le evocaba la inmortalidad; la pareja de aves la felicidad matrimonial etc.

Cuando los mongoles conquistaron China y se establecieron en Pekín (el Pekín que conoció Marco Polo) fue realizada toda una serie de pinturas donde se celebraban sus hazañas guerreras. Como contrapartida, un grupo de artistas, los Individualistas, desarrollaba una corriente que nos recuerda a nuestro manierismo, con el abandono del gusto imperante, de manera que la pintura
exprese el mundo del autor.

La pintura-dibujo japonesa siguió un curso similar a la china hasta el siglo X cuando Japón rompió sus relaciones con el continente y empezó a manifestarse con personalidad propia y a representar sus temas: legendarios, caballerescos, poéticos, satíricos y aun caricaturescos, los de la vida cortesana y cenobítica; temas japoneses como la flor del ciruelo y la del cerezo, para el japonés, símbolo de la belleza de las cosas.


Katsushika Hokusai



En el siglo XIV se reanudaron las comunicaciones con China donde se aprendió la técnica y estilo de paisaje. Se mantuvo este estilo hasta el siglo XVIII aunque sin la fuerza creadora primitiva. En este mismo siglo floreció el uso del grabado en madera; gracias al empleo de tacos llegaron a imprimirse estampas de hasta ocho colores. A mediados de la centuria se manifestó una gran influencia europea y el sentido realista fue haciéndose cada vez más patente.



Utagawa Hiroshige (1797-1858)


Capítulo aparte merecería el dibujo aplicado a la porcelana
, siendo ésta una invención china: pasta formada por caolín, silicato de aluminio -que no llega a fundirse y forma como el esqueleto de la porcelana (eso significa kao-ling)- feldespato que produce la masa vítrea y cuarzo- estos últimos elementos constituyen el pai-tun-tzin o carne de la porcelana. Uno de los rasgos más destacados del arte decorativo chino es su gusto por la asimetría. Entre los temas de carácter geométrico son frecuentes los meandros y, sobre todo, las nubes. En cuanto a los de carácter figurativo, destacan el dragón y el ave fénix. El dragón chino, el lung tiene cabeza de camaleón, cuernos de ciervo, escamas de serpiente,garras de águila y cola de serpiente y simboliza el agua bienhechora, el cielo y el poder real. El fénix, el fongoang, tiene cabeza de faisán, cuerpo de dragón o pavo real, alas de este mismo animal y cuello de tortuga, encarna las mismas ideas y es un símbolo de la emperatriz. Se suele emplear también el unicornio o ki-lin, caballo con cuerno en la frente.


Existe la vasija lisa, cuyos valores son la forma, la textura y el color, y la decorada. En la porcelana lisa, desde tiempos muy remotos, se utilizaban, como recursos decorativos, las grietas y fallos de cocción, tales como los corrimientos de la pasta o “lagrimones”. En la no lisa la decoración puede ser en relieve o pintada. en este caso es frecuente que el color general del vaso se interrumpa, reservando unos medallones para historias o temas de diversa
índole (2).






1. Parramóm: El gran libro del dibujo, pg.18

Véase también para este apartado Angulo Íñiguez: Historia del arte, Tomo I pp 200-203.

2. Ibíd 203-206



servido por dibujo1 2 comentarios compártelo

2 comentarios · Escribe aquí tu comentario

escapedegas

escapedegas dijo

genial, muchas gracias.

30 Julio 2007 | 02:02 AM

kwdd

kwdd dijo

super guay tiu es la millor del mon.
a i no entenc el castella

11 Mayo 2010 | 07:41 PM

Escribe tu comentario


Sobre mí

Hola: me llamo Loli Iñiguez. Soy profesora de Dibujo de la Facultad de Bellas Artes de La Laguna. En este blog voy a poner contenidos relacionados con la asignatura que imparto. Tengo otra web ( http://www.lolyiniguez.com/ ) en la que se puede ver mi trabajo personal.
Estadisticas gratis
Contador Gratis
Estadisticas web

Fotos

dibujo1 todavía no ha subido ninguna foto.

¡Anímale a hacerlo!

Buscar

suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

¿Qué es esto?